Imprimir

25.04.22.Las Fiestas Patronales de Caravaca de la Cruz, cuyo origen hunde sus raíces en la Baja Edad Media, constituyen el acontecimiento más arraigado y esperado por todos los vecinos de esta ciudad. Su celebración, del 1 al 5 de mayo, marca un antes y un después en el calendario local, constituyendo la conmemoración de nuestras señas de identidad como sociedad alrededor del símbolo de la Santísima y Vera Cruz.

 

Tras dos años sin poder celebrarlas en toda su plenitud debido a la pandemia de la COVID-19, este año volveremos a vivir nuestras fiestas, quizá las más esperadas de la historia reciente. Caravaca de la Cruz se prepara con ilusión para retomar unas celebraciones históricas, fundamentadas en los rituales de la Patrona, llenas de significado y contenido, multitudinarias y participativas. Unas fiestas que trascienden lo meramente lúdico para formar parte de nuestras vidas, al ser transmitidas de generación en generación.

Al tratarse de un año tan especial y de unas fiestas tan anheladas, invito y animo a los vecinos a decorar sus casas y balcones, a poner flores, colgaduras y banderas para que Caravaca luzca, si cabe, más hermosa y luminosa que nunca. Animo, igualmente, a participar de todos y cada uno de los actos previstos con entusiasmo y responsabilidad, ejerciendo de anfitriones con quienes nos visiten, para que se lleven el mejor recuerdo de nuestra ciudad.

Insto a la responsabilidad, al civismo y al respeto a las normas elementales de convivencia, para conjugar la fiesta con el necesario derecho al descanso vecinal. No olvidemos también que el coronavirus sigue presente en nuestras vidas. Cuidemos especialmente a las personas mayores y vulnerables.

Quiero reconocer el trabajo de quienes velan la seguridad y salud en estos días: Policía Local, Guardia Civil, Bomberos, sanitarios, voluntarios de Protección Civil y Cruz Roja; así como al personal de limpieza y a los trabajadores de los servicios municipales que durante estos días dan lo mejor de sí mismos.

Caravaqueños, caravaqueñas y visitantes: os deseo unas felices fiestas y que el reencuentro con nuestras tradiciones nos colme de alegría, viviendo estos días en sana convivencia junto a familiares y amigos.

¡Viva Caravaca de la Cruz!

¡Vivan los Moros, Cristianos y Caballos del Vino!

¡Viva la Santísima y Vera Cruz!