Imprimir

13/01/2021. Desde el pasado mes de noviembre y hasta el próximo 15 de marzo está activo el dispositivo de invierno en carreteras, tal y como informó el director general de Carreteras de la Región de Murcia, José Antonio Fernández Lladó, quien visitó, junto al concejal de Obras y Pedanías, José Antonio García, la RM-730, a la altura de Barranda, donde en esos momentos se aplicaba un nuevo tratamiento preventivo.

 

La Región de Murcia cuenta con 50 efectivos para garantizar la seguridad en las carreteras ante posibles episodios de hielo y nieve. En lo que se refiere a medios materiales, está formado por 8 vehículos con cuchilla quitanieves y esparcidor de sal, y un acopio de 45.000 litros de salmuera y 357 toneladas de sal.

El concejal de Obras y Pedanías en el Ayuntamiento de Caravaca de la Cruz, José Antonio García, destacó que “estos dispositivos tienen que estar siempre previstos en época invernal y dotados de los medios humanos y materiales suficientes, como afortunadamente ocurre en el caso de la Región de Murcia. “Estas semanas estamos comprobando su importancia, con temperaturas que en algunos puntos del municipio han sobrepasado los menos diez grados”, señaló, destacando, a su vez, la buena actuación de los servicios de emergencia regionales y de la Concejalía de Seguridad Ciudadana, con los medios y efectivos municipales, para hacer frente al temporal de nieve Filomena, que afectó a la Autovía del Noroeste y a la mayor parte de vías del municipio.

El tratamiento preventivo consiste en verter con maquinaria especializada sal sobre el asfalto para evitar que se creen placas de hielo por las bajas temperaturas. “Se trata de una labor que forma parte del plan de vialidad invernal que realizamos en distintas carreteras regionales del Noroeste y Altiplano con el fin de evitar el deslizamientos de los vehículos garantizando así la seguridad vial”, explicó.

Este dispositivo está operativo desde el 15 de noviembre hasta el 15 de marzo de cada invierno, según informó el director general, con el que “queremos facilitar la movilidad en aquellas carreteras afectadas cada invierno por episodios de hielo y nieve”.

El dispositivo cuenta con el apoyo de los centros de conservación de Carreteras ubicados en Mula, en el Noroeste y el Altiplano. Estos tres centros disponen de un acopio de sal y salmuera para ser esparcidos por los más de 3.000 kilómetros de carreteras regionales. La Comunidad cuenta además con una planta de fabricación de salmuera con capacidad de almacenaje de 25.000 litros en Caravaca de la Cruz y otra de 20.000 litros en Mula.

Si fuese necesario, el dispositivo puede ser reforzado en caso de temporal con hasta los 80 efectivos pertenecientes a distintos servicios de conservación de Carreteras, así como con efectivos del Centro de Coordinación de Emergencias 1-1-2 Región de Murcia y de Protección Civil.