Imprimir

15/10/2020. Mujeres víctimas de violencia de género que son usuarias del CAVI de Caravaca de la Cruz reciben una ayuda pública de 550 euros al mes durante un máximo de tres años, para poder hacer frente al pago de la renta mensual de alquiler y a los gastos de suministros de su nuevo hogar. Se trata de las primeras subvenciones concedidas en el marco del convenio suscrito por la Comunidad Autónoma con Cáritas, Jesús Abandonado y Columbares que cuenta con un presupuesto de 3,1 millones de euros.

 

Esta línea de ayudas se amplió en agosto para adelantarse a las consecuencias del coronavirus y garantizar un hogar a todos los ciudadanos de la Región, especialmente a los más vulnerables y víctimas de violencia machista, y evitar que ninguna persona se quede en la calle con motivo de la crisis económica y social causada por la pandemia.

El director general de Vivienda, José Francisco Lajara, acompañado por la directora de Mujer y Diversidad de Género, María José García, las concejales de Mujer y Servicios Sociales de Caravaca de la Cruz, Mónica Sánchez e Isabel López, respectivamente, y el presidente de Cáritas, José Antonio Planes, han presentado hoy los tres nuevos contratos de alquiler, que han sido posibles gracias a estas subvenciones

“Damos respuesta urgente a los problemas de vivienda de grupos sociales en riesgo de exclusión social a causa de la crisis provocada por la pandemia”, ha indicado Lajara, quien ha señalado que las primeras ayudas “vienen a cubrir las necesidades inmediatas de estas mujeres y sus respectivos hijos”.

Por su parte, la concejal de Mujer e Igualdad, ha agradecido esta línea de ayudas, “que permitirá no dejar atrás a nadie en esta situación tan delicada que estamos atravesando”. Sánchez ha destacado que desde el Ayuntamiento, desde el inicio de la pandemia, se han establecido numerosas medidas para paliar los efectos económicos de la crisis sanitaria, reforzando ayudas que se gestionan bien desde el Ayuntamiento directamente o a través de ONGs y asociaciones como Cáritas o Cruz Roja. “Los sectores más vulnerables de la población son especialmente destinatarios de estas ayudas que desde el Ayuntamiento hemos establecido”, ha añadido la edil.

Adjudicación directa de las ayudas

El director general de Vivienda ha destacado el sistema de gestión de estas ayudas que se realizan mediante “adjudicación directa” a las personas arrendatarias de vivienda habitual que, como consecuencia del impacto económico y social de la covid-19 tengan problemas transitorios para atender al pago parcial o total del alquiler.

En la concesión de las ayudas que impulsa la Comunidad Autónoma colaboran los ayuntamientos, a través de sus servicios sociales y los centros de atención especializada para mujeres víctimas de violencia (CAVI), y las tres ONG que atienden a los destinatarios de las ayudas: Cáritas, Jesús Abandonado y Columbares.

Destacó la labor de las organizaciones sin ánimo de lucro, que son las encargadas de realizar un diagnóstico de las personas solicitantes de ayuda y valorar, junto a los servicios sociales municipales, la situación de cada una para finalmente conceder la ayuda, en base a la correspondiente justificación, y el período de tiempo.

La ayuda, que se enmarcan en el Plan de Vivienda, podrá ascender hasta los 550 euros al mes por familia. Por un lado, se atenderá el alquiler del hogar, con 350 euros mensuales y, por otro, se cubrirán los gastos de suministros básicos, mantenimiento y comunidad con hasta 200 euros al mes.